IMPORTANCIA DE LA ESTIMULACIÓN

Estándar

 

Estimulación temprana

Es tal que se considera un requisito básico para el óptimo desarrollo del cerebro del bebé, ya que potencia sus funciones cerebrales en todos los aspectos (cognitivo, lingüístico, motor y social)

Nuestro cerebro requiere información que le ayude a desarrollarse. Su crecimiento depende de la cantidad, tipo y calidad de estímulos que recibe; las capacidades no se adquieren sólo con el paso del tiempo.

El bebé precisa recibir estos estímulos a diario, desde el momento de su nacimiento. Si recibe estímulos pobres, de una forma irregular o en cantidad insuficiente, el cerebro no desarrolla adecuadamente sus capacidades al ritmo y con la calidad que cabría esperar. Por otro lado, una estimulación temprana, abundante, periódica y de buena calidad nos garantiza un ritmo adecuado en el proceso de adquisición de distintas funciones cerebrales.

La estimulación temprana de los niños es más eficaz porque su cerebro tiene mayor plasticidad; esto hace que se establezcan conexiones entre las neuronas con más facilidad, rapidez y eficacia.

Las deficiencias o falta de estimulación en el primer año de vida del bebé pueden tener consecuencias en el desarrollo óptimo de sus habilidades motoras, cognitivas, lingüísticas y sociales.

En muchas ocasiones los padres, aún sabiendo y siendo conscientes de lo importante que es una buena estimulación temprana, suelen pasar por alto algunos aspectos fundamentales, tales como su caracter general (es decir, que abarcan todas las áreas del desarrollo y no centrarnos sólo en una en concreto), la abundancia de estímulos o la regularidad en el tiempo.

No sólo se trata de reforzar, por ejemplo, aspectos intelectuales o lingüísticos, sino que la estimulación temprana también debe abarcar las demás áreas (motora, sensorial y social) del desarrollo del niño.

El cerebro de nuestros hijos puede procesar y adquirir toda una serie de conocimientos mediante la repetición sistemática de estímulos o ejercicios simples, comúnmente llamados unidades de información o bits. De este modo, lo que se hace es ayudar a reforzar las distintas áreas neuronales (relacionadas con el lenguaje, la motricidad, la inteligencia…)

El máximo desarrollo neuronal está comprendido entre el nacimiento y el tercer año de vida, para luego ir poco a poco desapareciendo hasta llegar a los seis años, momento en el que las interconexiones neuronales del cerebro ya están establecidas y los mecanismos de aprendizaje se asemejan a los de un adulto.

Nuestro hijo nace con un gran potencial y, para que ese potencial se desarrolle al máximo de la forma más adecuada y satisfactoria, nosotros somos los encargados de aprovechar esa oportunidad en su proceso de maduración.

Todo esto lo podemos hacer aprendiendo a leer el comportamiento de nuestro bebé, a respetar sus necesidades, a hacerle sentirse bien y cómodo, a proporcionarle una alimentación sana y equilibrada, a asegurarnos de que lleve una vida saludable y, lo esencial, a jugar con él.

En conclusión, la estimulación temprana en los bebés es importante ya que aprovecha la capacidad y plasticidad del cerebro en su beneficio para el desarrollo óptimo de las distinas áreas. Todo esto se logra proporcionando una serie de estímulos repetitivos (mediante actividades lúdicas), de manera que se potencien aquellas funciones cerebrales que a la larga resultan de mayor interés.

ENCUESTA

Estándar

ENCUESTA

Estándar

EJERCICIOS DE ESTIMULACIÓN TEMPRANA PARA EL NIÑO DE 3 A 6 MESES

Estándar

 

De 3 a 6 meses
En esta etapa los movimientos comienzan a ser deliberados, planeados y coordinados. El bebé toma los objetos abriendo toda la mano; a pesar de que aún no esta preparado para gatear hace un gran esfuerzo para desplazarse.
Es necesario estimular la relación entre la vista y el oído, además, se debe empezar a fortalecer los músculos del abdomen y espalda.
•Con una mascada. Enrollar la mascada y tomarla de ambos extremos, se debe mover en línea recta hacia al bebé, adelante y atrás, motivándolo a que la agarre. En cuanto la sujete con ambas manos, es recomendable que se mueva la mascada de arriba abajo, adelante y atrás. Esta acción favorece la coordinación ojo-mano, así como la fuerza muscular en sus brazos.
•Con la pelota. Acostar al bebé boca abajo sobre la pelota; sujetarlo firmemente de la cadera y mecerlo suavemente hacia delante y atrás; otra persona debe colocar un muñeco frente a él con el fin de motivar el seguimiento visual. Esta actividad favorece su equilibrio y le proporcionará fuerza en torso y brazos.
•Con la toalla. Acostar al bebé boca arriba sobre la toalla, su cabeza debe estar cerca de la persona que lo cuida en esos momentos; darle un paseo en línea recta y en zig-zag. Este ejercicio se debe repetirse, pero ahora el bebé debe acostarse boca abajo, en esta ocasión su cabeza debe estar lejos del adulto. Con este paseo ofrece al bebé experiencias sobre dirección y velocidad.
•Con el cuerpo. Al bebé se le toma de las manos para que realice los siguientes movimientos: Estirar sus brazos hacia fuera y juntarlos al centro, doblarle los codos y hacerlo girar frente al pecho, estirar un brazo sobre su cabeza y el otro extenderlo al costado, alternadamente. Cada uno de estos movimientos se debe repetir varias veces.
Estos entrenamientos le proporcionarán al bebé fuerza muscular y elasticidad.

 

CÓMO ESTIMULAR AL RECIÉN NACIDO

Estándar

Al nacer, el bebé, a pesar de que está físicamente indefenso, presentan destrezas dadas por naturaleza. Puede comunicarse, observar todo lo que está a no más de 20-25 cm. y responde al rostro de sus padres con entusiasmo, puede oír la voz de sus padres y reconocerla. Buscará con la mirada el punto del cual viene una voz aguda, indicando que puede oírla.

Responde mejor a los sonidos agudos que a los graves y por eso cantarle es muy provechoso. Si uno le habla animadamente a unos 20-25 cm. de su cara, responderá haciendo movimientos con labios y lengua, como un pez que se alimenta.

Tiene una serie de reflejos que surgen de su instinto natural de supervivencia, estos reflejos se perderán al tercer mes, pues de lo contrario retrasarían el desarrollo y el surgimiento de nuevas habilidades.

Reflejo prensil: Al poner sus dedos contra las palmas de las manos del bebé, él los agarrará con tal fuerza que podría azar su propio peso si se trata de levantarlo.

Sus dedos permanecerán cerrados con fuerza al menos durante 3 semanas. Una vez que el reflejo prensil se pierde, las manos se relajan y empieza a abrirse. Mientras tanto, se aferrará a sus dedos incluso cuando duerme.

Reflejo de succión: Si le acaricia la mejilla con suavidad y en forma rítmica con el dedo, se volverá hacia su mano y hará ademán de chupar, como buscando el pezón para alimentarse.

Reflejo de caminar y tenerse de pie: El bebé hará movimientos primitivos de pasos si uno lo sostiene de forma vertical y permite que sus pies toquen una superficie plana. Si acerca la parte frontal de una pierna con un borde, hará ademán de dar un paso hacia arriba.

Respuesta motora: Si siente que cae o si se sobresalta, extenderá brazos y piernas en forma de estrella.

Cómo estimular a su bebé recién nacido:

En el área social: Facilite el contacto piel a piel padres-niño, abrácelo, acarícielo suavemente para que se sienta seguro y querido.

En el área de lenguaje: Converse con él, llámelo por su nombre.

En el área motora gruesa: Vaya estirando las extremidades del bebé, masajéelo para aumentar la conciencia corporal y estimular el estiramiento.

En el área motora fina: Juegue con las manos y dedos del bebé para estimularlo a que abra los puños. Se recomienda para ello texturas, juguetes de trapo, pelota grasping.

En el área intelectual o cognitiva: Póngale música clásica, este tipo de música lo tranquiliza, lo relaja y lo estimula a escuchar, a hacer sonidos, estimulará también su capacidad de atención y memoria.

Actividades de estimulación temprana para el bebé:

Juego 1: Mira como se mueve Sostenga un móvil o un juguete brillante colgado de una cuerda a 20-25 cm por encima de la cara del bebé cuando está acostado. Muévalo lentamente hacia arriba y hacia abajo y diga su nombre. Cuando el bebé fije la vista en el móvil, elógielo.

Juego 2: Encuentra al dedo Haga chasquear suavemente los dedos a unos 20-25 cm. de la vista del bebé. Ponga su cara a la altura de los dedos y repita su nombre. Cuando mire a los dedos, elógielo.

Juego 3: Sigue el dedo Mientras hace chasquear los dedos, mueva la mano lentamente hacia un lado y repita su nombre. El bebé tratará de mover la cabeza para seguir los dedos. Elógielo y repita el ejercicio hacia el otro lado.

Habilidades que desarrollará su bebé con estos juegos: Comprensión, concentración, fortalecimiento del cuello, ejercitará los músculos externos del ojo (al seguir con la mirada) y los músculos internos del ojo (al enfocar).

http://youtu.be/GJLNjdZ-A2s

ESTIMULACION PRENATAL

Estándar

El nacimiento de un bebé es una de las mayores alegrías para una familia; hoy las madres tienen a su disposición mayor información sobre la importancia de tener los cuidados y atención necesaria en cada trimestre del embarazo.
Esto es lo que sucede en el vientre materno a lo largo de nueve meses:
En el primer trimestre, se forma la placenta, empiezan a desarrollarse sus ojos, vasos sanguíneos, sistema nervioso y digestivo, hígado, brazos y piernas, y aparecen los genitales. Surgen movimientos de brazos y piernas; el corazón del bebé comienza a latir, y responde a los estímulos del ambiente.
Para el segundo trimestre aparece la piel, se forman los párpados, las uñas, las papilas gustativas, el cabello, y el esqueleto se endurece. El tamaño y peso del feto aumenta, sus movimientos son vigorosos y se perciben los latidos de su corazón.
Finalmente en el tercer trimestre el feto gana peso y ya se puede apreciar sus movimientos de succión; además abre los ojos y madura el sistema nervioso, lo que le permitirá respirar después de nacer. En el noveno mes, el bebé ya no cabe en el seno materno. A finales del mes, el feto se acomoda colocando la cabeza hacia abajo, lo que significa que el nacimiento se acerca.

¿Qué es Estimulación Prenatal? Es un proceso que promueve una mayor capacidad de aprendizaje en los bebés dentro del útero materno. Según la Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI) hay evidencias que afirman que durante la segunda mitad del embarazo, los fetos son capaces de ver, oír, gustar, oler, sentir y experimentar movimientos. Los ojos, oídos, nariz, lengua, y principalmente la piel, perciben las sensaciones y provocan acciones determinadas; hoy se sabe que tú bebé puede ser estimulado antes de nacer.
¿Qué Beneficios se Obtienen? Durante la estimulación prenatal se obtienen muchos beneficios para tú bebé; por ejemplo, nace más relajado, con los ojos y manos abiertas, llora menos, duerme y se alimenta mejor, concentra su atención durante más tiempo y aprende más rápido; tiene mayores habilidades para el lenguaje, la música y la creatividad, es más curiosos y muestra inteligencia superior en la etapa escolar. Durante tú embarazo puedes estimular a tú bebé de diferentes maneras, pero estos estímulos deben ser agradables y presentados de una forma organizada para que tú niño los aprenda y no los olvide.
¿Qué Actividades puedes Realizar? Para cada etapa del embarazo puedes poner en práctica diferentes técnicas de estimulación. En el primer trimestre es indispensable iniciar e ir fortaleciendo el vínculo afectivo con tú bebé mediante una buena comunicación; puedes iniciar llamándole por su nombre o de alguna manera cariñosa. El objetivo es que tú niño se sienta aceptado y querido desde su concepción, para que su desarrollo emocional y afectivo sea adecuado. Otros estímulos que son placenteros para tú bebé, mientras descansas platica con él, date golpecitos suaves en el vientre, háblale con un tono de voz suave y melodioso, puedes acompañar esta actividad con música instrumental. En el segundo trimestre de embarazo el niño tiene un mayor desarrollo sensorial, especialmente el oído; tus cantos y charlas son un excelente estímulo. También puedes establecer comunicación con tú bebé mediante el tacto; es decir, que cuando sientas una ”patadita” en el vientre, puedes acariciarlo y hablarle, y cuando papá llegue a casa, dile que le hable, procurando que su boca quede muy cerca del vientre. Escuchar música durante tú embarazo es bueno para el bebé especialmente música clásica, debido a que tienen preferencia por ella, pero se puede cambiar el sonido con el tiempo, de manera que el niño no se acostumbre a escuchar siempre lo mismo. Se sugieren dos sesiones de una hora al día, que son suficientes para proporcionar una buena estimulación. Además puedes grabar las voces de papá y mamá diciéndole “hola bebé, soy mamá (papá), te quiero mucho”. Luego decir frases positivas como “serás un niño o niña inteligente” o “vas a ser muy feliz” y enseguida cantarle una canción de cuna. Grabar después cinco minutos de música clásica, pero antes mencionar el nombre de la melodía: “cariño vas a escuchar… de Vivaldi, Mozart, Beethoven” y permitirle que la escuche mientras tú descansas. Para el tercer trimestre de embarazo te recomendamos actividades orientadas a ayudar al futuro bebé a concentrarse, a ejercitar la memoria, a diferenciar sonidos internos y externos y darle las primeras bases del lenguaje para relacionar los sonidos con su significado: le puedes decir una palabra y enseguida ejecutar la acción, por ejemplo, frotar el vientre mientras dices “frotar…frotar…frotar”. Puedes hacer lo mismo con “palmear”, “apretar” (sin presionar demasiado el abdomen), “acariciar”, “luz” y “oscuridad” (con ayuda de una linterna), etc. Para que estas actividades sean efectivas, debes practicarlo al menos dos veces al día y no olvidar hablar en voz alta para que tú bebé escuche. A partir del quinto mes, puedes usar una mecedora para estimular el sentido del ritmo y del equilibrio. Es fundamental recordar que todo es un conjunto: una dieta balanceada, ejercicios físicos, estabilidad emocional, un seguimiento adecuado por parte del médico, y la felicidad de la espera, contribuyen a que tú bebé nazca sano y tenga un desarrollo pleno.

EJERCICIOS PRENATALES

Estándar

Los ejercicios durante el embarazo

Los ejercicios durante el embarazoMantenerte en forma siempre es importante, especialmente durante el embarazo.

El ejercicio moderado puede fortalecer los músculos que usarás en el parto, como los del abdomen, la pelvis y la parte baja de la espalda.

Además, el ejercicio puede mejorar tu postura y aliviar molestias como tensión en la espalda y calambres en las piernas.

Y el ejercicio prenatal te ayuda a prepararte para el parto al aumentar tu resistencia y vigor, consume calorías que puedes ingerir en exceso, oxigena más tu sangre y por consiguiente la del bebé y mejora considerablemente tu condición física, indispensable para llevar sin complicaciones las etapas finales del embarazo.

En general, si tu embarazo se desarrolla normalmente, puedes continuar practicando los mismos deportes o ejercicios que hacías antes de quedar embarazada.

Sin embargo, tendrás que hacer ejercicios a un paso más lento a medida que tu embarazo progresa y de sentir algún dolor, náuseas, o mareo, deja de hacerlos inmediatamente.

Esta es la manera en que tu cuerpo te pide que disminuyas el ejercicio. Si no has estado haciendo ejercicios regularmente, el embarazo es el momento ideal para comenzar un programa de ejercicios. Recuerda que todos los ejercicios deben ser supervisados por tu médico personal.

http://youtu.be/eLs3mCf_Tyg